SANTUARIO

 

El Santuario comienza debido al agradecimiento de un laico hacia el Padre Pío por su intercesión ante Dios al recuperar la salud de su hija, y así dar la posibilidad a otras personas de conocer al Santo, acercarse a Dios y encontrar la paz espiritual frente al sufrimiento.

El matrimonio compuesto por la Sra. Berta y don Raúl donan el terreno y el sueño sigue creciendo. El lugar a seis kilómetros al sur de Talca, a un costado de la Ruta 5, se está realizando un verdadero milagro del Padre Pío de Pietrelcina.

El proyecto de la construcción del Santuario, además de ser un lugar de oración, tiene un fin social que es ayudar a los enfermos más necesitados, esta es una de las labores más trascendentes en la vida del Padre Pío de Pietrelcina, además de la confesión.

Así germinó la idea de una Fundación Canónica, sin fines de lucro, que se concretó el 23 de Junio del 2003, con el apoyo de la Diócesis de Talca. Hace años de que este grupo de laicos se propuso "pensar en grande", y ya cuenta con un terreno para erigir el Santuario, de aproximadamente una hectárea y media de extensión, una capilla donde se encuentra una imagen del Padre Pío (en bronce de 1.80 de alto), traída desde Italia -réplica de la que está en San Giovanni Rotondo- y bendecida por el Obispo de Talca, Monseñor Horacio Valenzuela, el 10 de abril de 2005 y un Vía Crucis.

Actualmente se está terminando la construcción del campanario, la instalación de una segunda imágen del Padre Pío (traída desde Italia) en un espejo de agua.